Página web de Huertas

Vaya al Contenido

Menu Principal

Pregones

FIESTAS

Pregón de las Fiestas 2015 a cargo de Hermenegildo Delgado (Merín)
Pincha aquí para verlo





Pregón 2012 Francisco Manuel Benito Sánchez (Benito)


PREGON DE LAS FIESTAS DEL ROSARIO 2.012



Señor Alcalde, Señores Concejales, Reinas y Damas, señoras y señores, huerteños y huerteñas, ¡muy buenas noches a todos!

Me siento plenamente orgulloso, honrado y satisfecho de estar en esta plaza; constituye para mí un inmenso honor estar aquí esta noche pregonando las fiestas en honor a la Virgen del Rosario del año 2.012.

Digo que es un honor porque no tiene uno muchas ocasiones a lo largo de su vida de proclamar lo que siente por su pueblo. Quiero que mis palabras sean sinceras, sentidas, brotadas del corazón y de los sentimientos.

Este pregonero viene cargado de afecto y cariño a este pueblo, que es lo que recibe y ha recibido siempre de su gente. El afecto, el cariño, ese motor tan potente de las emociones y los sentimientos, no se aprende en los manuales ni en cursillos; se aprende en la convivencia, en el calor de la familia y las amistades, en la vivencia de experiencias y, principalmente, en vosotros y vosotras, personas que hacéis y hacemos parte de nuestro recorrido vital guiñando un ojo a este pueblo llamado Huertas de Animas.

Lo primero que me vino a la imaginación cuando una noche, a últimos de mayo, llamaron a mi puerta dos miembros de la Comisión de Festejos a proponerme que diera el pregón fue ¿por qué yo, qué han visto en mi? ¿Qué tengo yo que decir a mis paisanos? Me lo pensé mucho, no les respondí al momento, pero después me dije y porqué no, alguien tiene que hacerlo, además, es una forma magnifica de colaborar con estas personas que, desinteresadamente, dedican con anhelo su tiempo, y a veces hasta les cuesta poner dinero de su bolsillo, para organizarnos las fiestas a todos, utilizando para ello el tiempo libre de que disponen, ya que durante la jornada laboral tienen que atender a sus trabajos, y sus esposas e hijos apenas les ven, sobre todo en los días próximos a las fiestas.

Todo esto lo digo por experiencia, pues yo formé parte de la comisión de festejos en los años 1.992 y 1.993 y mi esposa lo sabe perfectamente, apenas estaba con ella, con el inconveniente de que teníamos una hija pequeña a la que cuidar y otra más que nació el segundo año. Por eso aconsejo a todos vosotros que paséis por la comisión de fiestas, reconozco que se tienen muchos quebraderos de cabeza, pues hay muchos asuntos que tratar y cuestiones que decidir, sobre todo el papeleo para organizar las capeas que es enorme y cada vez se necesita cumplir más requisitos, pero también se siente una gran satisfacción ver que todo sale perfecto y que se recibe la felicitación de los conciudadanos.

Animadles siempre, pues se lo merecen, yo les doy las gracias por haberme elegido para este menester y desde aquí os pido un fuerte aplauso para ellos.

Creo que todos me conocéis, yo soy un huerteño más, nací aquí, en el número diez de esta plaza, soy hijo de Sergio y de María. Mi padre era sastre, aprendió la profesión en Trujillo, a donde tenía que desplazarse diariamente mañana y tarde, y empezó de aprendiz con tan solo trece años de edad pero por la consideración que le tenían debo decir que fue un buen sastre; recuerdo con orgullo cómo cortaba una chaqueta en un plis plas sin utilizar nada más que su cinta de medir, su tiza y sus grandes tijeras, no tenía patrones ni plantillas y lo impecables que quedaban los trajes; mi hermano y yo colaborábamos en la tarea, pues éramos los encargados de quitar los hilvanes y de picar las entretelas y el cuello de las chaquetas con la máquina de coser; siempre decía “el trabajo del niño es poco pero el que lo desaprovecha es un tonto”.

De mi madre qué decir, todos la conocéis, una persona humilde, sencilla, cristiana, con un corazón enorme; cuantos desvelos, cuantas atenciones con nosotros y con todo el pueblo, ha vivido siempre atenta a todos los acontecimientos del pueblo,  de los vecinos, de la familia, siempre ayudando a toda persona que lo necesitara.

Ella era la encargada de llamarme por las mañanas para ir a tocar las campanas en la época que fui monaguillo, tenía entonces ocho años y había que ir a misa primera todos los días, en la semana que me tocaba, para ayudar a D. Amador. El día que más alegre iba era el domingo ya que al terminar la misa, nos daba una peseta y, enseguida, nos dirigíamos corriendo a la churrería de tío Pepe y tía María, que estaba al lado de la iglesia, para comprar una jeringa, claro que tío Pepe, en cuanto entrábamos, siempre nos decía: “Cuando el monaguillo a grillos, el sacristán a cardillos, pregunta el cura a cuánto estamos del mes, qué jodíos están tos tres”.

Pero hablando de churros y jeringas, yo me he considerado un privilegiado, pues al tener la churrería al lado de casa, la de tío Luis y tía Pura, todos los días desayunaba churros, aunque solo fuera una jeringa y un churro, pero han sido los más ricos que he comido en mi vida; aunque todos los vecinos de la plaza han sido verdaderos amigos de nuestra familia, a los churreros los hemos considerado siempre más que amigos.

De mi infancia en este pueblo deciros que viví como cualquier niño, estudiando en la escuela, ayudando en casa cuando era necesario, sobre todo los sábados en que mi hermano y yo teníamos que ir a por los avios al comercio de mi tía Anuncia, que estaba junto al cuartel, pues comprábamos casi para toda la semana, y jugando, en la plaza y en el parque: a los bolindres, al clavo, a los alfileres, a los hoyos, etc; también jugábamos en el resbaladero y en las escuelas, donde ahora está el centro de mayores, allí siempre al futbol, ya que era un lugar mejor que el resbaladero porque había paredes y no se nos iba lejos el balón, aunque había que tener cuidado en no caerlo en el corral de al lado pues a veces su dueño no nos lo devolvía y una vez incluso me rajó el balón.

Con once años comencé el bachillerato en Trujillo, había que ir andando al instituto, por la mañana y por la tarde, era duro, pues solo cogía el autobús cuando llovía, íbamos muchos compañeros de Huertas, a veces algunos se fugaban y se quedaban en el Pradillo, sobre todo por las tardes y pretendían que me quedara con ellos, aunque yo no quería, lo que me costaba algún enfado, reconozco que eran cosas de muchachos. En el instituto me fue de una gran ayuda lo que había aprendido con Eduardo, mi vecino en aquella época, a quien recuerdo con mucho cariño.

Con quince años, me apunté al centro juvenil, fue una experiencia positiva en mi vida, allí aprendí sobre todo la convivencia con otras personas, todos nos sentíamos iguales y se fomentaba la amistad, era un lugar agradable de diversión y de compartir, además de poder disfrutar de juegos de mesa y de actividades deportivas; nunca se me ha olvidado el lema: “saber para servir” e intento ponerlo en práctica; lástima que estas generaciones de hoy en día no dispongan de un lugar como el que teníamos en aquella época.

A lo largo de mi vida muchas veces he pensado lo mal que lo pasarían mis padres por no haber podido pagarme los gastos para estudiar una carrera cuando terminé el bachillerato; era una época difícil, había poco dinero en casa, y otros dos hijos que también estaban estudiando. Pero la vida mas adelante me sonrió, tras mucho esfuerzo y sacrificio, muchas horas de estudio y sin salir con los amigos,  aprobé las oposiciones, y posteriormente a mi costa, terminé la carrera de Derecho, al igual que hizo mi hermano más tarde.

Mis padres a lo largo de mi vida me han transmitido gran cantidad de valores, tanto humanos como cristianos: la honradez, la humildad, el servicio a los demás, el sentido de la vecindad, de la amistad, el compromiso, la responsabilidad, la solidaridad, la sinceridad; esos valores han ido forjando mi personalidad, pero debo reconocer que muchos de esos valores están enraizados en la gente de nuestro pueblo.

Huertas de Animas es un pueblo que se siente muy orgulloso de sus raíces y de sus tradiciones, sus habitantes son grandes trabajadores, sencillos, dispuestos a ayudarse siempre y solidarios; no es momento de hablar de su historia pues desde este mismo estrado otras personas que me han precedido lo han hecho con gran autoridad; yo voy a hablar del presente; veo a Huertas de Animas como un pueblo dinámico, vivo, ese dinamismo y esa vida se palpa en las numerosas asociaciones o grupos de personas que se organizan para que sus habitantes se sientan activos y el pueblo camine y progrese; haré un breve repaso por ellas y espero no quedarme atrás ninguna.

La Asociación de Vecinos, sus directivos están siempre preocupados por los problemas del pueblo.

La Asociación de Mayores, cuyos dirigentes actuales tratan de innovar cosas como los talleres abuelos nietos.

La Asociación de Mujeres, que realizan cursillos y organizan excursiones, algunas de varios días de estancia.

La Asociación del taller de manualidades que realizan labores artesanales y también de restauración.

La Plataforma 0,7% de ayuda al pueblo de Huancavelica en Perú, es de carácter social y desempeña una gran labor para contribuir a la construcción de pabellones, granjas, asilos y demás infraestructuras.

Hablando de organizaciones de carácter social qué decir de Cáritas, a pesar de tener un ámbito nacional, en este pueblo existen una serie de personas que integran la delegación local y que realizan, casi en la sombra, una gran labor humanitaria ayudando a los necesitados.

La Asociación de Coros y Danzas Virgen del Rosario, con muchos años de existencia, es la asociación más antigua, son el orgullo de nuestro pueblo en materia de folclore, llevan a Huertas de Animas, su cultura y sus raíces no solo por España sino también por el extranjero.

Hablando de coros, tenemos también tres coros más en nuestro pueblo, el coro de mayores, el coro parroquial y el coro infantil. Por supuesto que hay que reseñar a la tuna, la Tuna de Huertas, que este año ha cumplido cuarenta y tres años de existencia, dirigida por nuestro párroco.

Debo mencionar el grupo de teatro El Caño, que nos hace pasar unas veladas muy agradables en sus representaciones, teniendo en cuenta que no son profesionales, pero poco a poco se les nota que van cogiendo tablas.

El club Atlético San José, como olvidarme de él, pues cuando era joven yo fui jugador del mismo y, aunque cuentan con escasos recursos, pues ahora prima la cuestión económica para todo, es de destacar la labor que están haciendo con los chavales, además de organizar el ya famoso cross en estas fiestas patronales.

La Asociación Juvenil Comarcal de Tiempo Libre, que con sus voluntarios, anima y divierte a los pequeños con actividades como los campamentos, colonias, rastreos, gincanas, y también a los mayores organizando los carnavales y el concurso cultural.

También he de destacar que en este pueblo existe un grupo de personas que hacen senderismo por los alrededores, han comenzado este año, y demuestra la actividad de sus habitantes. Hay otros grupos que se reúnen para otros fines, como “los del fresco”, al que pertenezco, somos un grupo de vecinos que nos juntamos desde junio a septiembre a tomar el fresco por la noche en la puerta de María Luisa y Antonio, haciendo vecindad, como antiguamente. También el de “Los Mariscales” que, desde hace muchos años, el primer sábado de agosto, se reúnen para comerse un cordero y pasar un día juntos, ellos son los primos hermanos de mi esposa, además de “los arrimaos”, es decir, los respectivos cónyuges. Por supuesto que en este pueblo muchas familias y grupos de amigos se juntan para  celebrar cualquier acontecimiento, yo he mencionado lo que a mi respecta.

Siguiendo con esa fuerza viva que mueve al pueblo, Huertas cuenta y ha contado con muchas personas a las que puedo denominar artistas: músicos, poetas, pintores, escritores, etc., que han nacido en este pueblo y han demostrado de sobra su arte.

No me puedo olvidar del grupo de catequistas de la Parroquia, al que pertenezco; está formado por un grupo de personas que año tras año intentamos transmitir a nuestros niños y jóvenes la fe y los valores a los que antes me he referido y, principalmente, que sepan respetar a los demás, que sean responsables y que se hagan unos hombres y mujeres comprometidos con y por el pueblo de Huertas. Yo me siento muy satisfecho del trabajo realizado con los jóvenes, ellos a lo largo de estos años me han aportado muchas cosas, a pesar de la diferencia de edad ya que tienen otra mentalidad distinta a la mía, pero imagino que mi experiencia y mis consejos les servirán de algo en su vida.

Pero ¿qué nos ha hecho venir hoy aquí? Nada más y nada menos que nuestra patrona, la Virgen del Rosario, nuestra madre, a la que acudimos en nuestras necesidades, la que nos cobija con su manto y hace de intermediaria ante su hijo, el Cristo de la Vida. Gracias a ella estamos aquí, la devoción que sentimos nos une a todos de tal forma que hace que estos días cambiemos nuestra rutina diaria, que desde que suena el cohete, el primer día de la novena, acudamos a rezarla y a cantar su salve con fervor, que escuchemos la novena diaria, que acudamos a participar en el rosario cantado por las calles, como acabamos de hacer hace unos momentos, que la acompañemos en procesión por las calles el domingo, mañana, día grande para Huertas de Animas, aunque nos acostemos esta noche tarde, que abarrotemos la iglesia para celebrar la eucaristía y nos emocionemos, yo el primero, cuando ella entre por la puerta para presidir la fiesta en su honor.

La Virgen del Rosario significa mucho para cualquier huerteño, tanto que los que no están aquí seguro que están acordándose de este acto, de lo que estamos haciendo, de lo que va a acontecer estos días en el pueblo y algunos, si pueden, seguro que se escapan para compartirlo con nosotros.

Siguiendo con ese dinamismo que veo en el pueblo, no puedo olvidar a las peñas; ellas ponen estos días de fiesta el colorido a nuestras calles con sus camisetas y están presentes en todos los actos, especialmente en las capeas, animándolas al son de la charanga o la música.

Yo pertenezco también a una peña, la Academia, el nombre surgió por el local donde nos juntamos un grupo de amigos durante las fiestas, si bien durante el resto del año se imparten clases a las que muchos de vosotros habéis asistido; también puedo decir que el nombre de la peña viene que ni pintado porque en dicho local se aprende bastante, pues es mucha la gran variedad de profesionales que formamos la peña y cada uno aporta sus conocimientos y experiencia: hay maestros, albañiles, funcionarios, cuidadores de ganado, camareros, torneros, panaderos y del servicio de limpieza, además de lo que aportan las respectivas esposas, por supuesto.

Somos un grupo de amigos y no nos juntamos sólo durante las fiestas; al terminar éstas ya realizamos un calendario para reunirnos al menos una vez al mes, y compartir una comida, casi siempre los domingos, desde octubre a mayo y así debatir los acontecimientos ocurridos y las vivencias de cada uno, sin olvidar la anual cena del traje, os preguntaréis qué es eso, no es que vayamos a cenar de traje, sino que cada uno lleva un plato y uno dice yo traje una tortilla, otro yo traje unas croquetas, y luego todo se comparte. Pero lo más importante para mí es que puedo contar siempre con estos amigos, el saber que están ahí cuando los necesito es una de las cosas que más valoro.

Quiero hacer una mención especial a otra peña, la de Los Cabezudos, es una peña formada por miembros de otras peñas, que realiza una gran labor divirtiendo a los niños y no tan niños, poniendo música y danza por las calles con los gigantes y cabezudos, repartiendo caramelos y haciendo correr a los asistentes aunque siempre hay crios que lloran porque les dan miedo.

Hablando de gigantes y cabezudos, me viene a la memoria que hace unos años la comisión de festejos propuso a mi peña que los organizáramos nosotros; pues dicho y hecho, nos vestimos con unas chambras, nos colgamos las alforjas, que llenamos de caramelos, y salimos a la calle a alegrar la mañana del sábado, pero nos ocurrieron algunos percances dignos de destacar; el primero tuvo lugar en la puerta del Bar Palenque, allí se le encendieron a Emilito los cohetes que llevaba en la mano y le produjeron una gran quemadura, menos mal que solo quedó en eso, lo digo porque con la gente que había y los niños de alrededor fue una suerte que explotaran contra la pared y no lesionaran a nadie más. El segundo ocurrió con la giganta; nadie quería cogerla, así que convencimos a Antonio para que la sacara, realizó un gran esfuerzo y lo pagó caro porque tuvo que ir a urgencias ya que se le habían salido las hemorroides y la doctora al ver como estaba aquello, le dijo que tenía que haber hecho un gran esfuerzo, él dijo que no, que estábamos en fiestas y no había hecho ningún esfuerzo, pero Consola se acordó de pronto y le contestó; ¡Ha cogido a la giganta!, bueno, es mejor que la anécdota os la cuente Consola que lo hace con mucha gracia y salero.

Mencionar a las reinas y a las damas es hablar de unas personas con una total disposición a colaborar en las fiestas; desde que se les comunica a ellas y a sus familias su designación se produce un gran revuelo y, por supuesto, una inmensa alegría, se intenta mantener en secreto pero es imposible, siempre hay quien se entera y rápidamente lo cuenta; también en mi familia se ha producido esa alegría este año, mi hermana y mi cuñado se pusieron muy contentos con la designación como dama infantil de mi sobrina Lourdes, aquí presente, ya que por edad no le tocaba y no lo esperaban.

Pero lo que ansían las elegidas es la visita de la Tuna; el momento de llegar a la vivienda es emocionante, observas a la persona que va ser rondada que muestra una cara de alegría indescriptible, tras la primera canción que escucha desde dentro sale a la puerta con sus padres y se ve la emoción en sus rostros, es un momento inolvidable, yo he tenido la suerte de vivirlo en varias ocasiones con mis hijas cuando representaron al pueblo tanto de niñas como luego de mayores. Creo que este año mi hermana Toñi ha visto realizado su sueño, aunque haya sido su hija la dama, pues tenía una gran ilusión de ser rondada.

Otro acontecimiento importante, en el apartado lúdico de las fiestas es, por supuesto, las capeas; son el eje central de las fiestas tras finalizar los actos religiosos y protocolarios. Las capeas de Huertas de Animas gozan de un gran prestigio, además, son de las más antiguas de Extremadura, quizás las segundas de mayor antigüedad, tras Segura de León y teniendo en cuenta que su celebración siempre ha tenido lugar en la plaza del pueblo. Aunque ha cambiado mucho el montaje de la plaza; yo recuerdo cuando se montaba con palos y los albañiles hacían palcos, los chiqueros también se hacían con palos, eso lo recuerdo ya que desde que comenzaba su instalación estábamos los chiquillos subiéndonos a ellos para jugar, pero amigo, había que estar al loro, porque si te cogía la policía municipal te arrestaban, te llevaban a la puerta de la inspección y te tenían allí mucho tiempo, y luego te esperaba el castigo en casa.

Ahora, desde el mismo momento que se monta la plaza y los toriles, la actual, la nuestra, la que se consiguió con el esfuerzo de todos los huerteños de una forma rápidamente increíble, los chiquillos juegan a las vaquillas; pero desde que se echa la tierra sobre la plaza, el lunes por la mañana, se oye decir “huele a vaca”; es cierto, ya solo se piensa en las capeas, en el encierro, en esa tensión que se vive por la calle Palmera previa al mismo, a la espera de que suenen los preceptivos cohetes y en el deseo de que no ocurra ninguna desgracia; vemos a los corredores preparándose, intentando llegar a la plaza y hacer todo el recorrido, a veces imposible por la velocidad que traen los animales, la expectación de los asistentes que les ven entrar en la plaza y a las vacas muy cerca de ellos; qué susto nos llevamos el año pasado cuando Luis Culera se cayó junto al pilar, a punto de ser cogido, y el arrojo de Constan para protegerlo, pero todo quedó ahí, en el susto, bueno y en los dolores que tuvo que pasar después por las magulladuras sufridas en el intento de meterlo entre los barrotes. Quiero destacar el ambiente que se vive en los palcos y en el interior de la plaza, los cánticos de las peñas, la música de la charanga, Maribel anunciando las vacas que faltan para terminar la capea, todo ello embellece y da vida a nuestras fiestas.


No quiero terminar sin dirigirme a los jóvenes, vosotros sois el fermento de este pueblo, por eso os digo que hay que mantener las tradiciones, que las fiestas deben ser cada año mejores, y que vosotros sois los testigos que debéis tomar el relevo en la comisión, en las asociaciones, en donde haga falta para luchar por nuestro pueblo para que siga avanzando y sea un lugar donde cada vez se pueda vivir mejor.

Tampoco puedo olvidarme de todas aquellas personas que desinteresadamente colaboran para que estas fiestas se lleven a cabo, como las que cobran los bonos, las que colocan y limpian las sillas, las que ayudan a traer y colocar la plaza portátil, los toriles o el escenario y como no, a Tere y a su familia que durante tantos años han facilitado su casa a la Comisión para que a través de ella las reinas y damas accedan a este lugar.

Bueno, tras este repaso que he dado al entorno de nuestras fiestas, de mi vida y de nuestro pueblo, ha llegado el momento de ir terminando, pues como dice el refrán “lo poco agrada pero lo mucho enfada”, o sea, que hay que ir acabando y voy a cumplir con el cometido que me corresponde:

Desde aquí quiero anunciaros el comienzo de unos días de descanso, de días de alegría y de diversión. Vamos a vivir días intensos de encuentro y días de emoción y sentimientos.

Os anuncio el comienzo de unos días distintos, días de estar en la calle, días de buena vecindad y hospitalidad, sobre todo eso, tenemos que ser hospitalarios con los que nos visiten.

Ha llegado la hora de las Fiestas. Atrás quedan las dificultades cotidianas, los días complejos, las preocupaciones, el esfuerzo diario.

Os invito a que deis rienda suelta a vuestros sentimientos. Os propongo que derrochéis la alegría sana. Os invito a compartir la felicidad.

Os convoco al jolgorio, a la música, a la risa, a la generosidad, a soñar despiertos.

¡Vivid cada instante con intensidad! ¡Disfrutad cada minuto con pasión!

Señoras y señores, huerteños y huerteñas, que comiencen las fiestas del Rosario 2.012. ¡Viva Huertas de Ánimas y la Virgen del Rosario!

Muchas gracias.


Pregón 2011 Julián Pablos
Pincha en la pagina que aparece debajo y leelo en pdf

HUERTAS DE ANIMAS . PREGON DE FIESTAS 1.997 a Cargo de Antonio Donaire Sánchez.


¡Buenas noches, Huertas de Animas!

Es para mi un gran honor y una enorme satisfacción pronunciar el pregón de las fiestas del Rosario 1.997, en el pueblo que me vio nacer, el mismo que llevaré en mi corazón mientras viva, y en el que quiero descansar eternamente arropado con el manto protector de nuestra patrona la Virgen del Rosario.

Cuando este grupo de jóvenes infatigables que compone la comisión de festejos me propuso pregonar nuestras fiestas, accedí convencido de no ser la persona con más mérito para representarles en este menester, pero en señal de reconocimiento hacia ellos, y al trabajo que realizan en pro de nuestro pueblo, me sentí incapaz de decirles No. Espero al menos pronunciar un pregon digno, como nuestro pueblo merece, siguiendo el ejemplo de los distintos pregoneros y pregoneras que me han precedido de forma tan brillante en esta tribuna.

A través de mi pregon, quiero realizar un sincero homenaje a nuestros antepasados, y a los seres queridos que nos faltan. Ellos han hecho posible que nos encontremos hoy aquí dispuestos a celebrar un año más nuestras fiestas patronales, y es mi deseo que sean los protagonistas del mismo. Así pues, para situaros os diré que lo que vais a escuchar es por arte de la imaginación y de mi humilde pluma, el relato de un sueño en forma de carta que alguien muy querido para mí me escribe, y que paso a leeros a continuación.

“Querido hijo “: Perdóname por no escribir antes. Si, ya se que va para diez años de mi marcha repentina y sin despedirme de vosotros, pero a medida que vayas leyendo mi carta comprenderás el porqué de muchas cosas que hasta ahora te tenían confundido.

Te noto tembloroso con mi carta entre tus manos. Déjame explicarte donde estoy y qué hago y pronto verás de forma clara y relajada las letras que con todo mi corazón te dedico.

Sigo viviendo aquí, en Huertas de Animas, aunque en otro espacio diferente del que tú ahora habitas. La paz y la tranquilidad son la tónica general de mi existencia aquí; el tiempo se ha detenido desde el mismo día de mi llegada, y puedo moverme por este espacio con total libertad sin sufrir el más mínimo desgaste físico. Incluso no he vuelto a padecer de los riñones ni del corazón que tanto me castigaron antes de nuestra separación.

La primera sensación que recibí al llegar aquí fue de una inmensa alegría al reencontrarme con familiares y amigos a los que creí haber perdido para siempre, y de los que luego te hablaré para que se lo comentes a sus allegados.

Pero antes quiero contarte algo de los orígenes de nuestro pueblo. Aquí hay Huerteños que dicen vivir desde mediados del siglo XV. Según ellos, en la ciudad de Trujillo, de la que dependían, se les llamaba pecheros. La mayoría han sido pastores, porqueros, y labradores, hombres y mujeres humildes, pero de clase recia y trabajadora, que lejos de vivir bajo la protección que ofrecía la ciudad realenga, levantó sus casas en el valle que denominaron “Valfermoso”. Unos años después, un grupo de frailes dominicos bajaba al valle y les enseñaba a rezar el rosario en favor de las animas del purgatorio.

Sin saberlo, querido hijo, estaban formando las raíces de lo que hoy es nuestro pueblo, y marcando sus señas de identidad propias entre las que destaca en el ámbito religioso el rezo del rosario como raiz profunda de su devoción a la virgen María.

Una vez hecho este pequeño esbozo histórico de nuestro pueblo pasaré a contarte lo que imagino ansías saber: Cómo es mi vida aquí.

Pues bien, vivo con mis padres, o sea, tus abuelos Antonio y Adolfina.Tambien viven con nosotros tu tía María y los tíos Martín y Juan. Todos continuamos con nuestra actividad de siempre, tio Martín y tía María con la tahona, los abuelos con su taberna, tio Juan se dedica mayormente a la leña, y yo sigo con mi camión. Como te dije mas arriba, el tiempo no pasa por nosotros, pero las nuevas generaciones que se incorporan a nuestro espacio hacen las cosas de forma distinta a nuestros antepasados. Te pondré un ejemplo: la mercancía que los pecheros transportaban en burro, y las posteriores generaciones en carro, con el paso de los años resulta imprescindible hacerlo en camión. ¿ entiendes ahora porqué estoy aquí?

Huertas de Animas es bastante mas grande de como vosotros la percibís en la actualidad. Nuestra población no ha parado de crecer desde sus inicios, aunque a decir verdad nuestra media de edad ronda los cincuenta años, con poca juventud, y menos infancia. Pero no por eso deja de haber chiquillería por aquí.

¡Qué alegría siento al escribirte! Sé que estáis en fiestas y que vas a ser el pregonero en el presente año. Por cierto, déjame felicitar a las reinas y sus respectivas damas. Ellas personifican la belleza y el futuro de la mujer huerteña. Sus caras reflejan la emoción de representar a nuestro pueblo en sus fiestas, y junto a sus familias van a vivir unos días llenos de alegría y felicidad que difícilmente olvidarán. Mi enhorabuena a todas ellas.

Aprovecha que estará ahí el alcalde para agradecerle su presencia entre vosotros. Es bueno mezclarse con el pueblo en circunstancias tan señaladas, pero recuérdale que a las puertas del siglo XXI aun quedan vecinos en Huertas que no cuentan con algo tan básico como es la red de alcantarillado. Anímale a que acelere el proceso de construcción del mismo- que a decir verdad me ha parecido ver contemplado en los planes provinciales para el año que viene- y así saldar definitivamente esta especie de deuda histórica hacia estos ciudadanos de Huertas.

¿Sabes? me encanta ver cómo disfrutas las fiestas. En cierto modo tiene razón Mari cuando dice que te transformas durante estos días en que sólo vives para tu pueblo, para tu gente, para tu peña. Y digo que me encanta porque aquí sucede exactamente igual. Permíteme que dedique unas cuantas líneas a lo que son las fiestas más famosas en muchos espacios a la redonda. Aquí acude gente de todos lados atraídas por la fe con que se viven las novenas, el rosario y todos los actos religiosos del domingo de nuestra patrona la Virgen del Rosario. Acuden también por miles, seducidos por la fama de nuestras capeas y por la rica gastronomía que se degusta y se comparte en cualquier peña a la que te arrimes, pues la hospitalidad es otra de las banderas de nuestro pueblo siempre, pero especialmente durante estos días. Muchos piensan que estas fiestas le sirve a nuestro pueblo para reafirmarse en sus señas de identidad, y para seguir trabajando y luchando hasta que lleguen otras en que el ciclo se volverá a repetir.

Hemos comenzado nuestras fiestas- hijo- con una semana cultural de la que destacaría diferentes exposiciones de cerrajería, talla de la madera, cantería y labores de gancho, donde Juan Francisco Corrales Mariscal, Nemesio Bravo, su hermano Manuel, y tu abuela Josefa respectivamente han demostrado su buen hacer en cada uno de los trabajos presentados obteniendo por ello un rotundo éxito. Por cierto, tu abuela Josefa ha estado siempre acompañada de sus hermanas del alma Agueda y Primitiva. Mientras, tu abuelo Cipriano, ha tenido que trabajar a destajo en los molinos de la albuhera para poder descansar durante estos días.

Esta mañana la chiquillería ha disfrutado con los gigantes y cabezudos. Entre otros, hemos podido ver niños de Perú - de la zona de Huancavelica -, y de la Ex–Yugoslavia. Los primeros, además de pasárselo de lo lindo, han querido agradecer los trabajos de vuestro 0,7%. Aseguran que las 750.000 pts recaudadas hasta el momento da idea de vuestra generosidad y que ayudará a financiar la construcción de un dormitorio- comedor, donde albergar a cerca de 200 ancianos y niños del lugar que viven a la intemperie, y os piden que sigáis haciendo un último esfuerzo hasta ver hecho realidad este hermoso y solidario proyecto. Los de la Ex -Yugoslavia han querido conocer la plaza- esta misma donde ahora os encontráis- que el día 25 de Enero se llenó de gente solidaria y generosa cargada de alimentos y productos de higiene personal y cuyos destinatarios eran sus familiares supervivientes de la guerra allí vivida.

Me causó sensación su dominio de nuestro idioma, pero ellos me contestaron que más que el español, de vosotros han aprendido otro lenguaje aun más imprescindible. El lenguaje de la solidaridad. Que éste si que debe ser el lenguaje universal. Me comentaron también que la situación actual sigue siendo muy difícil. Hoy mismo Croacia ha desmantelado sus campos de refugiados, quedando a familias enteras en la calle y a niños como Jozo sin escuela por estar la suya destruida en Divichani, su población de origen. Hoy mismo Manja, Denis, y otros niños a quien tanto conocéis llevan cerca de un mes sin poder salir a jugar por las calles de Mostar ante la amenaza de una bomba que pueda segar sus inocentes vidas. Ayudadlos en lo que podáis, lo necesitan casi más ahora que en los tiempos de la guerra.

Esta tarde comenzarán a llegar todos aquellos huerteños que trabajan por las fincas de alrededor. Entre ellos vendrá tu tio José que cuida una punta de 100 ovejas en los riberos de la “Gama Chica”. En “Casillas” recogerán a tu tio Santiago, quien ha ido a ver a su primo Rafael, y a su mujer, Julia. Santiago vibra con las fiestas; me ha contado lo duro que es ser emigrante y tener que vivirlas en la lejanía. Me ha explicado lo difícil que es mirar el reloj cuando éste marca las 8 y treinta de la noche, y saber que el rosario sigue clavando más hondo las estacas de nuestras raíces, mientras una lágrima resbala por tu mejilla y te maldices por no poder estar ahí, y te juras no faltar al año que viene.

¡Qué buenos embajadores son nuestros emigrantes! Allá donde estén enarbolan la bandera de un pueblo trabajador- el nuestro- con profesionalidad y honradez, y se merecen el mayor de nuestros respetos y la más sincera de nuestras gratitudes. ¡Sed bienvenidos a vuestra casa, sed bienvenidos a vuestras fiestas!

Mañana domingo será el día grande dedicado a la virgen. No se cabrá en Huertas. Todo el mundo quiere rezar, cantar y bailar alrededor de nuestra patrona. Yo no podré asistir por tener que ayudar en la taberna, así que iré a misa a primera hora de la mañana. Posiblemente me encuentre con Moisés Corrales, y como siempre ocuparemos el banco de atrás de la iglesia, mientras Amador Caro oficia la misa. Después, sentados en la puerta de tía Adela hablaremos de nuestras cosas, fumando algún que otro cigarro.

Tras la multitudinaria procesión, la iglesia abarrotada de gente, aplaudirá sin cesar a nuestra patrona cuando ésta haga su entrada, escoltada por los miembros de la hermandad al completo entre los que se encuentran Juan Jaraiz Delgado, Cipriano López Alvarado, y Sergio Benito Muñoz.

La solemne misa será concelebrada, haciendo de presidente José González Laso, a la sazón obispo de Plasencia en 1.735, año en que fue fundada la primitiva cofradía de nuestra señora del rosario. A la salida, se leerá el pregón de las fiestas. Este año Ezequiel Pablos, el médico, volverá a deleitar a los asistentes con su oratoria encendida desgranando las cuendas del santísimo rosario, y si el tiempo acompaña, Inocencia, y su hermana Esperanza nos deleitarán con sus riquísimos polos artesanos. Puede incluso que aparezcan por allí Tomasa y Migi adecentados para vivir con solemnidad este día.

Las tabernas estarán a rebosar. Por la nuestra pasarán como de costumbre Elías Miralles, sus hijos Lolo, y Sino, y su cuñado Chato Piloto, quienes darán rápida cuenta del buen vino que tu abuelo sigue sirviendo.

En la taberna de tio Marchena, a quien ayuda su hijo Felipe, se juntarán Herrera, Antonio Carvajal, y los hermanos José y Juan cabello. El primero- conocido como tio Pepe Pirri- denota a la distancia la cultura que posee, y apura casi al mismo tiempo el vaso de vino en una mano, mientras las marcas de la nicotina en la otra le delatan como un fumador empedernido.

Porcelana es el apodo de Juan. Rifa mediante la baraja de cartas un gallo realizado con piel cosida y relleno de serrín. Antes se las veía con los maltrechos zapatos de la postguerra, en una zapatería contemporánea de la de “el mudo”, en la misma calle, y la de Vicente Risco en el altozano.

Pero el ambiente está en todo el pueblo. Las 20 tabernas existentes, no dan abasto a servir raciones y vino, aunque últimamente ya se empieza a consumir cerveza y algún que otro refresco. Por la tarde, el ofertorio congregará de nuevo a todo el pueblo alrededor de nuestra virgen. Ofrendas y bailes se sucederán sin parar hasta que entrada la noche la virgen vuelva al interior de la iglesia. En el atrio habrán bailado hasta la extenuación entre otros tio Colorín, y tio Zarzuela, claros exponentes del significado del baile en nuestras fiestas.

Ya anochecido, las tabernas de la parte alta del pueblo- tio Juriche, Pedro lagartijo, tio Vizcaino, y alguna más que no quisiera olvidar, continuaran con su buen ambiente de vino y cante. Mientras tanto en la plaza, en el cine Jima, repondrán la película “Lo que el viento se llevó “, con que se estrenó dicha sala. El que quiera podrá refrescarse en el ambigú, a cuyo cargo sigue Celestino.

Llegado el lunes todo el mundo ha de estar temprano en la plaza para cerrarla con tablones y construir los palcos, los cuasiles y las farolas. Esta tarea se realiza bajo la supervisión de Antonio Flores, tu tio Santiago, Antonio Muñoz, su primo Manolo Raña, y Bernardo, que son albañiles cualificados aquí. Popi está triste porque no os puede ayudar a vosotros como hasta ahora, cuando montáis vuestra farola. Espero que el miércoles disfrute con el tirón de la soga que seguimos celebrando con gran asistencia de público en la avenida.

Pero antes acudiremos a la churrería de Luis y de Pura, donde además de jeringas- qué manía me da cuando la gente les llama porras, sin darse cuenta que perdemos su nombre popular- tomaremos alguna copa de aguardiente en compañía de Valeriano Teniente, y de mis amigos. Ah... mis amigos, este apartado merece que te reflexione algo que tú y tu peña nos habéis enseñado. El valor de la amistad por encima de todas las cosas y que os hace estar siempre unidos como una piña. Hemos seguido vuestro ejemplo- hijo- y así Rufino Mateos, Luis Curiel, Emilio Mariscal, Juan Barrado, Juan Díaz, Miguel Duran, Julián Naranjo, Arsenio Pablos, e Ignacio Martín –que se ha unido recientemente- formamos un grupo a vuestra imagen y semejanza. Todos los días comemos en casa del” Capaor”, a quien ayuda en los fogones tía Plácida, dando un toque excepcional a cualquiera de los guisos que prepara, pero antes hacemos el recorrido de costumbre por las siguientes tabernas: Tío Senagua, Caseta, la Raita, Feliciano, tío Tardío, el casino, tio Berza. Esta última da a dos calles, y algún que otro gamberrete intenta utilizar cualquiera de sus puertas para consumir de valde. Tarea imposible, se verá las caras con tio Manuel el policía que estos días de fiestas tiene a toda su plantilla de guardia, y a quien suele acompañar Agustín Jiménez, mas conocido como tio Agustín el policía. La peña dice que me enrollo con cualquiera, y una de esas veces coincidí en la taberna de tio Quincena con Francisco el veterinario, quien me comentaba en plan de anécdota cómo tenía que ir y volver en bicicleta a La Cumbre los dos primeros años de coger su plaza en dicho pueblo.

La comisión de festejos- recientemente creada, porque no sólo de capeas se componen ya nuestras fiestas- recuerda la semana cultural que te he referido antes- se encarga de que el ganado, que será de los hermanos Arsenio y Felipe Pablos venga y vuelva a su lugar de origen. Dicha comisión está formada por Luis Redondo como presidente, Catalina Mateos, Los hermanos Juan José y Francisco Bravo, Dita Sánchez, José Antonio Bravo, y la popular Mariquina. Como puedes ver la mujer huerteña va ocupando puestos anteriormente reservados a los hombres, y a fe que me gusta.

Tras la capea- apoteósica seguro- se decidirá delante del mostrador que el martes las dé Diego Calle, cosa que así sucede. Torremocha – como cariñosamente se le conoce aquí -, ocupará el puesto de asesor de tio Joaquin Mateos, que a la sazón es el presidente de los espectáculos taurinos.

Mientras, abajo en el rectángulo que forma la plaza, tio Chuli y el grupo de bailarines antes citado colgarán un muñeco de trapo en una polea y lo balancearán hasta que la vaca desparrame el serrín de su interior de una certera cornada. Por la noche tu tio Paco, su consuegro Manuel, Enrique el bombo, Tino y tio Constante darán buena cuenta de la caza traída por el primero, mientras preguntarán al último el tiempo que hará a la mañana siguiente en que quieren ir de pesca a Cabeza Serrana.

Nosotros cenaremos donde siempre, pero esta noche tendremos postre especial. Tu tía Consuelo, y Pura, mi consuegra, nos han preparado una especie de puding de queso de los que tan finamente ellas suelen fabricar en la cooperativa que han creado recientemente.

El miércoles las vacas serán de “El Moreno”. Juan el vaquero apartará las 25 mejores de las 200 retintas que tiene en “La Dehesilla”. El no puede estar aquí pues las ultimas aguas caídas sobre Extremadura, han sido nieve en la montaña de León donde pastan sus ovejas durante el verano, y ha tenido que salir hacia allá en el camión de tu suegro que es el que las transporta.

Creo que debo concluir para no hacerte caer en el aburrimiento, pero la palabra Extremadura me obliga a recordarte que la ames como la cuna que te vio nacer. Hace poco fuimos de excursión al Valle del Jerte, cuando la campaña de la cereza estaba en todo su apogeo. A la salida de Plasencia, la Sierra de San Bernabé a la derecha y los Montes de Traslasierra enfrente, nos encajonaron este valle precioso.Como no podía ser menos subimos al Torno, a saludar a los padres de Pepe el cura. Tía María llevaba además unos exquisitos dulces para tomar con el café de sobremesa. Tras los abrazos de salutación dejamos a las mujeres que hablasen de sus cosas, y los hombres subimos a coger cerezas. El padre de Pepe rebosaba alegría por los cuatro costados al tener en sus dominios la gente del pueblo donde su hijo se había enraizado hasta nuestros días. Tan solamente un pequeño lamento salía de su garganta:” este muchacho viene a vernos con menos frecuencia de la que nosotros quisiéramos”. Entre la ermita, y ahora el museo apenas le queda tiempo para nada.

¡Qué importante es este triángulo religioso de Huertas! A un lado la Virgen del Rosario, la madre - nuestra patrona - que lo llena todo. A otro, San José, el padre- discreto patrón- siempre en segundo plano. Y cerrando el triángulo la fuerza, el empuje, la vitalidad del hijo- El Cristo de la Vida -. Al fin la familia se ha completado, y como tal componen el núcleo de lo espiritual de nuestro pueblo.

Y ahora concluyo dándote un último consejo de padre.Viene a cuento por la alegría que sentí cuando te vi llevar la antorcha de Barcelona 92. No por el aspecto puramente deportivo que eres de los del montón, sino por el significado que tiene la llama olímpica de paz, solidaridad, y libertad en un mundo sin razas ni fronteras. Pásale esa antorcha a tu hijo Juan Antonio, y a su generación. Yo sigo confiando ciegamente en una juventud comprometida con su pueblo, desde las asociaciones que en él existen, desde la política entendiendo ésta como la tarea de aportar lo mejor de ti para mejora de la sociedad en la que vives, y nunca para favorecerte ni hacer tratos de favor a través de ella. Desde la iglesia, pero no la iglesia que nos edulcore el mensaje de Jesús de Nazaret, sino la iglesia comprometida con el más pobre, con el desposeído, con el marginado, la que dignifique en definitiva a la persona humana, y favorezca el desarrollo integral de la misma. Me gustaría ver a mi nieto y a su generación siendo respetuosos con lo que es de todos, convencidos de que algún día ellos tendrán que entregar vuestro legado a las generaciones venideras, y éstas les van a pedir explicaciones de lo que hicieron con la página de la historia que les tocó escribir.

Aquí me planto y aquí acabo, hijo. Disfrutad de las fiestas, compartidlas, ensalzadlas, y al final habréis conseguido hacer realidad el lema que atrona la plaza de Huertas al finalizar la capea del miércoles, último día de fiestas aquí, y que quiero que repitas conmigo lo más fuerte que puedas. ¡SE NOTA, SE SIENTE, LAS HUERTAS PUEBLO SIEMPRE!


¡¡ FELICES FIESTAS!!

Fdo: Antonio Donaire Sánchez.


Huertas de Animas. Año de 1.997

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal